EJERCICIO DE FLOTACIÓN

“La vida no es sólo el corazón que late. Es también el pensamiento flotando sobre el corazón que ha dejado de latir.”, Camilo J. Cela.

Pocos proyectos abarcan un conjunto de sensaciones tan relacionadas en un espacio relativo tan pequeño. Así es el ejercicio de flotación de un edificio frente al agua.

Como si se tratara de un barco fluvial, el proyecto dispone un nacimiento de un rio en el acceso de la parcela, que se convierte en piscina principal cuyo lateral ilumina el sótano, para convertirse en lecho, y finalmente SPA vinculado al salón de la vivienda.

Retorciendo el programa en giros que vinculan los espacios entre sí, se obtiene el deseado patio central que pretende el cliente. Finalmente, el volumen superior supone el ascenso y destacamiento necesario del casco de la nave inferior, para coronar un ámbito ensimismado por la malla de pescador que envuelve y caracteriza la fachada.