DANZAS

¿Puede la catarsis poner al individuo en relación con Dios?

La tragedia griega afirmaba esta hipotésis, donde el dios Dioniso, inspirador de la locura ritual y el éxtasis, permitían a la danza, junto con la poesía y la música, componer la atmósfera perfecta para iniciar el proceso.

La danza no es más que el movimiento estático y en desplazamiento que sucede en el espacio y el tiempo, realizado con una parte o todo el cuerpo del ejecutante, con cierto ritmo como expresión de sentimientos individuales.

¿Y que sería de nuestra amada arquitectura sin ritmo, movimiento estático o sentimientos? Quizás perdiera su principal fundamento.

Nuestro edificio destaca en la esquina con la calle Sagrada Compañía, donde todavía se encuentra, in situ, un muro con arranque de arco en sillería de época bajomedieval.

La nomenclatura de la calle Danzas la citaba el padre Tosca allá por 1705. El origen del nombre, cuyo verdadero rótulo fue de las Danzas, se debe a la existencia del apellido de Danza, de cuya familia estaba la casa en la misma calle. Pudo deberse a la existencia de una escuela de danza, según el libro de cartas del Consejo de 1518: “del magnifich mestre Francesc de Artés, Doctor de Drets, vol derrocar unas exida…, en lo carrer que deualla al Mercat que antiguament staua una escola de dançar”.

¿Bailamos?