3 – 1 = 4

Cuando uno explora la arquitectura observa con claridad como las matemáticas son inexactas. La inecuación planteada como título al presente proyecto demuestra como el espacio continuo supera las expectativas habitativas de un proyecto, donde la geometría y encargo hablaban lenguas diferentes. Desglosando la fórmula: Tres son los metros de fachada del emplazamiento, uno el solicitante, cuatro las unidades habitacionales requeridas, que no viviendas.

Previsto para alojar multitud de grupos diferenciados, en cuatro alturas, máximo normativo permitido, el núcleo de escalera se desarrolla longitudinalmente, y permite llegar a todas las alturas del edificio. Diversos elementos como duchas de baños aparecen como muros de cerramiento de los elementos comunes. La trasgresión toma carisma en proyectos donde la necesidad de espacio y funciones vitales es máxima. Cada unité d’Habitation tiene plenas facultades para ser única entre todas, y a la vez participe del principal motor de luz del edificio. Un patio de geometría curva y paredes de hormigón traslúcido multiplica la luz y se transforma en necesaria excepción en la vivienda.

Geometría recta y orgánica conviven en este minúsculo edificio, plastificando las necesidades humanas, integrándolas, dividiéndolas a la vez.

r2de2-1piedra-papel-tijera-1